Fascitis Plantar

Fascitis plantar Piedica

La fascitis plantar es una de las causas más comunes de dolor en el talón. El dolor de la fascitis plantar es a menudo más notable durante los primeros pasos después de levantarse de la cama por la mañana. La fascia plantar es una banda gruesa de tejido en la planta del pie.

Una carga repetitiva en el hueso del talón puede ocasionar micro-desgarres en el origen de la fascia plantar, este micro-desgarre conduce a una respuesta inflamatoria, que al mismo tiempo produce dolor. Algunos factores que pueden ocasionar una fascitis plantar son: pasar mucho tiempo de pie, aumento del peso, edad, un cambio en el nivel de actividad, y poca flexibilidad en los músculos de las pantorrillas. La fascitis plantar puede ser gestionada de forma conservadora en mayoría de los pacientes, los principales componentes de un tratamiento no quirúrgico eficaz son: estiramiento de la pantorrilla con la rodilla recta, estiramiento de la fascia plantar, el cambio de actividad, plantillas ortopédicas personalizadas para la correcta distribución de cargas y un calzado cómodo.

Existen excelentes tratamientos no quirúrgico para la fascitis plantar.

 

Presentación clínica

Los pacientes con fascitis plantar casi siempre presentan dolor con los primeros pasos de la mañana, el dolor a menudo se asocia con los primeros pasos después de períodos de inactividad, como estar sentado durante el almuerzo, o después de salir de un coche. Este dolor se localiza en el talón y puede ser agudo. Puede mejorar después de algún movimiento o estiramientos, sin embargo, tiende a repetirse conforme avanza el día, sobre todo si el paciente ha estado parado o caminando durante largos periodos de tiempo.

La fascitis plantar se asocia con:

  • La edad del paciente
  • Un reciente aumento en el nivel de actividad, por ejemplo nueva rutina de ejercicio.
  • Los trabajos que requieren de estar mucho tiempo de pie
  • Aumento de peso
  • Poca elasticidad en los músculos de la pantorrilla

La examinación clínica localiza el dolor en la zona medial del talón, el dolor se puede identificar por medio de presión directa, estirando los dedos del pie colocándolos en una posición de dorsiflexión y estirando la fascia plantar; se recomienda hacer una baropodometría digital u otra evaluación clínica para tener la mayor precisión de donde se encuentra la sobrecarga e identificar el origen del dolor. Existe una asociación  entre el pie plano y el desarrollo de la fascitis plantar, sin embargo, cualquier tipo de pie puede desarrollar esta condición.

La fascitis plantar es la causa más común de dolor en el talón. Sin embargo, hay otras causas menos comunes:

  • Sobrecarga de dolor en el talón.
  • Atrofia de la almohadilla del talón.
  • Atrapamiento de la primera rama del nervio plantar lateral (nervio de Baxter).
  • Síndrome del túnel tarsal.
  • Fractura por estrés del calcáneo.
  • Periostitis.
  • Seronegativos inflamación de la artritis inducida.

 

¿Cómo identificar si tengo fascitis plantar?

La fascitis plantar se diagnostica normalmente basándose en el historial del paciente, el examen físico y de preferencia una evaluación clínica como la baropodometría, no es común la solicitud de una radiografía, sin embargo, en caso de solicitar una radiografía de vista lateral en carga activa demostrara un espolón, esto se debe a que los mismos fenómenos de tracción que provoca la sobrecarga de la fascia plantar puede causar la formación excesiva de hueso formando un espolón calcáneo. Sin embargo, muchos pacientes tienen espolones del talón en las radiografías y son asintomáticos, y muchos otros tienen una significativa fascitis plantar y no demuestran un espolón en el talón.

Tratamientos para la Fascitis Plantar

  • Tratamiento no quirúrgico para la Fascitis Plantar

La gran mayoría de los pacientes se alivian con tratamientos no quirúrgicos, los principales son:

  • Estiramiento de la pantorrilla: Hacer estiramientos diariamente durante un período de 6 a 8 semanas aliviará la fascitis plantar en casi el 90% de los pacientes. El estiramiento debe de durar no más de 3 minutos por día y debe realizarse en ambos lados.

  • Estiramiento de la fascia plantar específica: se pueden obtener muy buenos resultados con el correcto estiramiento de la planta del pie. La mayoría de los pacientes al realizar los ejercicios 4-5 veces al día durante el primer mes, y luego sobre una base semi-regular (3-4 veces por semana) disminuyen el dolor, con una mejora de 25-50%.

Una vez que el dolor desaparezca, es importante continuar con los estiramiento de la pantorrilla y la fascia plantar por un periodo de 3 a 4 veces por semana para que el dolor no regrese. Estos tratamientos tratan los síntomas pero no abordan los factores biomecánicos que ocasionan el dolor, es por eso que es muy importante continuar con los estiramientos.

Estiramientos y ejercicios para la fascitis plantar

 

  • Plantillas ortopedicas personalizadas: han demostrado ser muy útiles en el tratamiento de los síntomas de la fascitis plantar, un buen diagnóstico ayuda a identificar correctamente la sobrecarga y ayuda a liberar y distribuir la carga disminuyendo el dolor.

  • Zapatos comodos: los zapatos con una suela rígida, un contorno en mecedora, y un cómodo cuero superior, combinado con una plantilla ortopédica pueden ser muy útiles en el tratamiento.

  • Medicamentos antiinflamatorios: Un periodo corto de medicamentos anti-inflamatorios que no necesitan receta puede ser útil en el manejo de los síntomas de la fascitis plantar, siempre que el paciente no tiene las contraindicaciones, tales como antecedentes de úlceras estomacales.

  • Modificación de la actividad: Cualquier actividad que recientemente se ha comenzado, como una nueva rutina de correr o de un nuevo ejercicio en el gimnasio, puede aumentar la carga a través de la zona del talón, debe interrumpirse de forma temporal hasta que los síntomas hayan desaparecido. Una vez que el dolor desaparece las actividades se pueden iniciar de nuevo gradualmente. Es importante que el paciente trate de pasar el mayor tiempo posible parado o caminando, de esta forma menos presión se ejercerá en el talón y esto ayudará a la rápida recuperación.

  • Ferula nocturna para fascitis plantar: este producto mantiene el tobillo en una posición neutral (en ángulo recto) mientras el paciente duerme, puede ser muy útil en el alivio de los síntomas importantes de la mañana. Esta férula se usa cada noche durante 1-3 semanas hasta que el ciclo de dolor se rompa.

  • Pérdida de peso: Si el paciente tiene sobrepeso, la pérdida de peso puede ser muy útil en la mejora de los síntomas asociados con la fascitis plantar. En esencia, todo lo que disminuya la carga repetitiva en la fascia plantar ayudará a aliviar los síntomas.

  • La inyección local: algunos médicos recomiendan una inyección local de corticoides. Esto puede ser útil para romper el ciclo de dolor. Desafortunadamente, estas inyecciones pueden ser incómodos.

  • TRATAMIENTO QUIRÚRGICO PARA LA FASCITIS PLANTAR

Alrededor del 90% de los pacientes verá resultados satisfactorios del tratamiento no quirúrgico en un período de 3-6 meses. La cirugía es una opción de tratamiento para los pacientes con síntomas persistentes, pero no se recomienda a menos que el tratamiento no quirúrgico apropiado se haya llevado a cabo por un periodo de 12 - 18 meses . El tratamiento quirúrgico no es muy recomendado ya que:

  • Cuando se realiza apropiadamente tiene una alta tasa de éxito.

  • La recuperación de cualquier cirugía del pie a menudo lleva más tiempo que los pacientes esperan.

  • Pueden existir complicaciones después de este tipo de cirugía.

  • La cirugía a menudo no responde plenamente a la causa de raíz, por lo que la cirugía puede no ser completamente eficaz.

  • Antes de la intervención quirúrgica, es importante que el médico tratante se asegura que el diagnóstico sea correcto. Esto parece evidente, pero hay otras causas potenciales de dolor en el talón.

La intervención quirúrgica puede incluir terapia con ondas de choque, endoscópica o fasciectomía plantar parcial abierta.

Como cualquier cirugía, existen posibles complicaciones del tratamiento quirúrgico.

 

La fascitis plantar es una de las patologías más molestas ya que “inmoviliza” al paciente, limitando lo a caminar o realizar actividades cotidianas. Nuestro tratamiento y diagnóstico preciso nos ayuda a realizar plantillas ortopédicas totalmente personalizadas para disminuir el la inflamación en un periodo de 10 a 20 días.

 
En Piedica nos especializamos en el diagnóstico de las patologías del pie, la marcha y la biomecánica por medio de alta tecnología. El 90% de los casos, nuestro tratamiento por medio de plantillas ortopédicas prevé la cirugía, brindando confort y estabilidad a nuestros pacientes.

 

Si tienes alguna duda no dudes en contactarnos.

Contamos con sucursales en toda la república.