Principales lesiones en el deporte

Deporte sí, lesiones ¡no! 

Practicar un deporte es benéfico para la salud; sin embargo existen riesgos para los pies, tobillos y articulaciones, que pueden surgir inesperadamente provocando una molesta y dolorosa lesión, que de no ser atendida a tiempo, puede convertirse en un problema grave, que impida en un futuro, realizar cualquier práctica deportiva.

Antes de iniciarse en actividades deportivas, es conveniente contar con:

  • Un diagnóstico médico confiable.
  • Hacer la rutina deportiva paulatinamente al inicio y final del entrenamiento.
  • Tomar en cuenta factores como la edad, peso, estatura y la facilidad innata para desempeñarse en esa disciplina.

Aquí se incluyen algunas de las lesiones más comunes que afectan a quienes practican deportes profesionalmente y también a quienes son atletas de fin de semana, descartando las afecciones de origen genético. Las lesiones comúnmente se presentan con mayor frecuencia en quienes se extralimitan al ejercitarse. Hay dos tipos de lesiones:

Lesiones agudas

Son las que aparecen al momento del entrenamiento o durante la práctica del ejercicio. Las más comunes son:
  • Ampollas, son vesículas que contienen fluidos corporales y líquido linfático; son dolorosas y aparecen al desprenderse la capa externa de la piel, debido generalmente al roce extremo o fricción, entre la piel y el calzado. Las ampollas afectan a deportistas que no usan un calzado adecuado al practicar: Caminata, Marcha, Bicicleta de montaña y Rapel.
  • Calambres, son contracciones involuntarias del músculo, pueden sorprender a todos los atletas, ya que aparecen cuando se ha hecho demasiado ejercicio; también pueden presentarse por cambios bruscos de temperatura o bien son indicadores de una mala circulación; carencia de minerales y deshidratación.
  • Esguince o torcedura, es una lesión del ligamento cuando se da un movimiento brusco e inesperado, que sale fuera de lo considerado normal. 
  • Distención, es el estiramiento de tejidos o tendones.
  • Golpe, también llamado contusión, puede implicar de inmediato  inflamación y afectar tanto al músculo, como al hueso y tendón. 
  •  Fractura, es la rotura de la unión de los huesos o quiebre del hueso. Es sumamente dolorosa y requiere generalmente de la aplicación de yeso para su alivio y para dar tiempo a la regeneración de tejidos.
  • Dislocación, es el desplazamiento anormal de las partes que forman la articulación. Generalmente se requiere asistencia médica urgente, porque provoca un intenso dolor.
  • Tendinitis, es la inflamación e irritación de los tendones.

Lesiones crónicas

Son las que surgen en la práctica deportiva prolongada, en tiempo y duración. Su sintomatología es la presencia de dolor al entrenar, pero también cuando no se está haciendo ejercicio.

Al momento de sentir dolor, se debe suspender la actividad. Hay lesiones que deben ser tratadas por un médico, inclusive por un especialista y precisan, llegado el momento, no sólo de una intervención quirúrgica, también de fisioterapia y rehabilitación. Existen otro tipo de lesiones, más leves, que pueden ser tratadas en casa. Sin embargo será el entrenador, quien decida qué medida tomar al respecto y cuándo es necesario llamar al médico.

 

Estas son algunas medidas para tratar una lesión leve en casa (torcedura, golpe):

  1. Mantener al paciente en reposo.
  2. Aplicar compresas heladas por espacio de 15 minutos en el área afectada,  aproximadamente cada dos o tres horas.
  3. Aplicar pomadas, bálsamos, ungüentos y linimentos, vía tópica, auxiliares en el tratamiento de dolores musculares, golpes y moretones.
  4.   Ingesta de un analgésico en caso de dolor (el médico puede sugerir qué tipo de calmante es mejor)
  5. Colocar en alto la zona afectada; eso disminuye la inflamación.

 

Lesiones más comunes de acuerdo al deporte que se practica:

Fútbol

Los jugadores profesionales y los que juegan como actividad recreativa pueden recibir golpes en pies, tobillos, tibia, peroné, rodillas y fémur, entre otras partes del cuerpo, al hacer contacto con otros jugadores, por lo que es aconsejable que utilicen equipo profesional adecuado: Zapatos especiales para césped, espinilleras, para protegerse debidamente y calcetas con compresión. Los esguinces, torceduras y fracturas de pie, tobillo y dedos, así como lesiones en meniscos que afectan severamente la rodilla, son las lesiones más frecuentes entre los futbolistas.

Básquetbol

Este deporte se caracteriza por la rapidez que deben tener los jugadores al buscar encestar en el equipo contrario, así que el hecho de saltar y correr en espacios cortos, lesiona principalmente tobillos y rodillas. Generalmente sufren de esguinces, fascitis plantar, tendinitis aquílea y fracturas, las que pueden ser también en miembros superiores, inclusive en las manos, al entrar en contacto severo con otro jugador.

Golf

En este deporte las lesiones son principalmente en los pies, debido a la caminata en el campo de golf. Los golfistas pueden llegar a presentar metatarsalgia, torceduras, fascitis plantar, aumento de tensión en la articulación (hallux rigidus) del dedo gordo y en los huesos sesamoides. Aunque hay casos típicos de lesiones en miembros superiores, como el Codo de golfista.

Beisbol

Esta práctica deportiva centra su fuerza en la postura, al lanzar y batear la pelota, sin embargo también hay tramos en los que se debe correr, por lo que son comunes los esguinces, tendinitis, fracturas y dislocaciones, así como problemas en la zona del metatarso, al igual que en los dedos de los pies.

Tenis

Exige del tenista una excelente condición física. Las lesiones más comunes en quienes lo practican son dolor en los pies, por sobre carga, esguinces, tendinitis, principalmente tibial, dislocaciones y también fracturas, sin descontar en miembros superiores el Codo de tenista (desgarres en el tendón que se fija al hueso). Mucho tiene que ver la superficie en la que se practique el tenis, ya que al correr en superficies duras, el impacto que el deportista recibe en pies, tobillos y rodillas puede repercutir en toda la estructura ósea, involucrando cadera y  espalda baja.

Corredores, maratonistas y marchistas

Las lesiones en estas prácticas deportivas se centran en los pies y los tobillos, porque son los que reciben toda la carga e impacto. Si no se utilizan los zapatos deportivos correctos y tampoco se ha recurrido a las plantillas, lo más probable es que padezcan de fascitis plantar, dolor de talón (espolón calcáneo), metatarsalgia, esguinces, dolor de rodillas y en algunas ocasiones, fracturas. Cabe destacar que es importante tomar en cuenta la superficie por la que se va a correr o marchar. Ya que las superficies duras afectan desde luego las articulaciones del pie, pero sus estragos llegan a perjudicar, como hemos mencionado antes, las rodillas, alcanzando inclusive la cadera y la espalda baja.

En todos los casos lo importante es la prevención. Además de practicar ejercicios de flexibilidad, estiramiento y posturales, previos y posteriores al entrenamiento, el uso adecuado de plantillas personalizadas puede aminorar el riesgo de sufrir una lesión en pies, tobillos y articulaciones, sin descontar la ventaja de absorción de impacto, hasta en un 80%. Es aconsejable hacerse un diagnóstico de pisada y postura anual, para proteger, alinear y  prevenir daños en la estructura ósea base (pies, tobillos, rodillas) y en general (cadera, espalda baja, columna, hombros, cervicales).
 
Si tienes alguna duda, no dudes en contactarnos.

Contamos con sucursales en toda la república.