5 razones por las cuales te duele la espalda al manejar y consejos para evitarlo

dolor espalda

El dolor de espalda al manejar es uno de los padecimientos más comunes entre quienes conducimos un auto.

La nula movilidad por largo tiempo y el poco espacio son desventajas en contraste a la conveniencia de usar auto.

Lamentablemente, cuanto mayores nos hacemos solemos necesitar utilizar el auto con más frecuencia, lo cual nos hace sufrir más dolores de espalda.

En este artículo, vamos a revisar algunas de las razones más comunes por las que sufrimos de dolor de espalda al manejar, así como de otras articulaciones. También veremos algunas de las recomendaciones más efectivas para evitar o, en su defecto, paliar los efectos de esta dolencia mientras conduces.

Razones por las que sufres de dolor de espalda al manejar y consejos para evitarlo

1. Manejas con una postura equivocada por una mala posición del asiento

Uno de los errores más comunes es dejarse caer sobre el asiento del auto, sin proporcionar un soporte lumbar adecuado. Esto ocurre con mayor intensidad cuanto más “acostada” sea la postura al manejar.  

Llevar el respaldo del asiento demasiado inclinado hacia atrás provoca que nuestra espalda se arquee y los nervios reciban una presión adicional a la que tienen en una posición poco natural.

Si a esto le añades varias horas al volante, el resultado será una espalda bastante adolorida.

Lo mejor es adoptar una posición adecuada al conducir tu auto.

Lo recomendable es sentarse derecho, con los hombros correctamente posicionados contra el respaldo del asiento.

Una vez acomodado así, hay que presionar los pedales del freno y clutch hasta el fondo, y ajustar el asiento para que las piernas estén ligeramente flexionadas.

Importante: las piernas nunca deben estar completamente estiradas, pues de esta manera son más propensas a fracturas y lesiones durante un impacto, o a provocar cansancio al conducir por mucho tiempo.

Por último, tu respaldo deberá estar ajustado a un ángulo de 100° aproximadamente. Es decir, ligeramente inclinado hacia adelante, de manera que sientas que la parte de tu espalda que está apoyada es la inferior (o lumbar) y no la superior (los hombros y cervicales inferiores). Una vez conseguida esta postura, simplemente debes intentar sentarte de forma que la parte baja de tu espalda esté tan pegada al respaldo del asiento como sea posible y.. listo!

De esta manera, la presión en tu espalda baja disminuirá y te permitirá aguantar más tiempo manejando sin sufrir dolores de espalda.

Si al girar el volante para dar vuelta tus hombros se despegan del respaldo, es probable que estés demasiado inclinado hacia atrás y debas corregir el ángulo del asiento hacia adelante.

Ajusta el soporte lumbar (lo que sobresale abajo del respaldo) para que esté en la curva de tu espalda baja.

Puedes ajustar su altura para que el fondo coincida con tu cintura y después ajusta la profundidad para que llene la curva de tu espalda baja.

Si tu auto no tiene soporte lumbar y vas a hacer un viaje largo, te recomendamos enrollar una toalla y ponerla en tu espalda baja mientras manejas.

2. Manejas con demasiado estrés

Este es un motivo que es poco tomado en cuenta, pero si al conducir estás estresado, tu cuerpo lo resiente.

Normalmente el simple hecho de manejar ya implica cierto estrés. En algunos casos, este estrés “razonable” es hasta positivo, puesto que al conducir tenemos que estar atentos y preparados para reaccionar en poco tiempo. Estar alerta nos puede ayudar a reaccionar más rápido.

Sin embargo, un nivel de estrés excesivo puede ocasionar perjuicios en el cuerpo y la salud. Algunos hechos como el tráfico excesivo, manejar por zonas poco seguras o que no conocemos bien, quedarnos sin batería en el celular y perder el gps o llevar niños provocan un nivel de estrés que empieza a ser contraproducente para la salud en general, al manejar en particular.

Este tipo de estrés excesivo puede provocar tensión o dolor adicional en los músculos, lo cual puede provocar dolores de espalda y cuello excesivamente agudos al manejar, lo cual representa un riesgo adicional de sufrir algún accidente vehicular.

Te recomendamos que, antes de manejar, tomes medidas que te ayuden a manejar con menos estrés:

  • Salir con suficiente tiempo de anticipación.

  • Evitar las horas de tráfico denso.

  • Planificar el viaje antes de salir.

  • Checar que tienes suficiente gasolina para el viaje o cargar al inicio del viaje.

  • Revisar que cuentas con un seguro de auto vigente que te cubra en caso de accidente. Si no tienes uno, te invitamos a cotizar tu seguro de auto en línea con ARCA, con un descuento especial gracias a Piedica.

  • Llevar siempre un cargador en el vehículo para evitar quedarnos incomunicados o sin GPS al manejar.

  • Tratar de realizar viajes largos siempre con un copiloto o acompañante que pueda ayudar a resolver cosas y facilitar el viaje (especialmente viajando con niños).

3. Pasas demasiado tiempo manejando y no planeas las pausas

La razón principal por la que sufrimos dolor de espalda al manejar es que pasamos mucho tiempo en un postura poco común.

Pasar mucho tiempos entado provoca consecuencias físicas a todos los que manejamos, pero ocurre con especial frecuencia en los que se dedican profesionalmente a manejar: choferes, taxistas, camioneros, transportistas, policías, etc.

Al estar sentados tanto tiempo, la parte superior de la espalda se redondea y los hombros se adelantan, provocando dolor en la parte superior de la espalda.

Aunado a esto, al manejar solemos cargar todo el esfuerzo del cuerpo en un solo lado, por lo que se descompensa la carga de trabajo a la que sometemos a nuestras articulaciones.

Por ello es importante darnos descansos de conducir. Lo más recomendable es detenerse cada dos horas para estirar las piernas, la espalda y descansar del estado de concentración en el que vamos al manejar.

Lo mejor es aprovechar las pausas para:

  • Hacer pequeños ejercicios como estirar las piernas o girar las caderas.

  • Estirar los brazos y jugar a tocarte las puntas de los pies.

  • Mojarnos la cara y tomar agua para refrescarnos, especialmente si vamos cansados o es de noche.

  • Comprar líquidos para mantenernos bien hidratados e ir al baño para no crear una tensión adicional.

Todo esto ayudará a que recuperes la concentración y a que la sangre entre en circulación por todo el cuerpo, lo que ayudará también a incrementar tu estado de alerta, muy importante para seguir manejando.

4. Empiezas el viaje sin ajustar los principales elementos de seguridad y circulación

Además de la postura que adoptas, también debes considerar los elementos del automóvil y cómo pueden afectar tu postura.

Por ejemplo, el volante debe estar regulado de tal manera que puedas ver los controles del vehículo sin moverte. Hoy en día casi todos los fabricantes incluyen volantes ajustables en sus vehículos, por lo que es importante ajustar el volante de forma que nuestros brazos puedan ir sujetando el volante con firmeza sin ir completamente estirados y sin que los hombros tengan que ir en tensión. No ajustar el volante correctamente puede provocar dolores en los hombros y brazos simple y sencillamente por no pararnos a corregir la posición del volante.

También debes tomar en cuenta lo ajustado del cinturón de seguridad y cómo está acomodado. El cinturón debe estar siempre recto y pasar aproximadamente por el centro del hombro; mientras que la parte que va por la cintura debe quedar posicionada sobre la cadera. No colocarlo así o utilizarlo de formas equivocadas puede provocar dolores musculares por presiones adicionales.

Es importante también revisar los retrovisores laterales y el central, de forma que podamos verlo con un simple movimiento de la vista y sin necesidad de ir moviendo el cuello para poder ver. Es importante también no bloquear la visibilidad con carga dentro del automóvil para no tener que estar haciendo movimientos innecesarios para poder ver.

Aditamentos como parasoles, descansa brazos o compartimentos deben ajustarse de tal manera que su uso sea lo más cómodo posible.

Recuerda que un viaje es una suma de muchas partes, y la menor incomodidad puede terminar en un grave dolor.

5. Terminas el viaje y descargas todo inmediatamente después de bajarte del coche

Mucho de lo que hemos mencionado aplica para cuando estamos conduciendo, pero recuerda que el viaje es una suma de varios procesos y todos están interconectados.

Así como debes preparar todo para estar más cómodo al manejar, también debes hacerlo para antes y después de conducir.

Por ejemplo, si llevas maletas muy pesadas, no es recomendable cargarlas inmediatamente después de llegar a tu destino. Al contrario, estírate un poco y prepara a tus músculos y a tu espalda antes de hacer semejante esfuerzo.

Lo mismo aplica cuando apenas vas a subirlas al auto. Prepárate un poco y recuerda siempre contar con un punto de apoyo para repartir el peso de mejor manera.

Si la tapa de la cajuela es muy alta, acostumbra a bajarla con ambas manos y usando la manivela indicada.

De esta manera podrás evitar contracturar un músculo y terminar con una visita al fisioterapeuta.

¿Qué puedes hacer si te duele la espalda al manejar?

Si bien ya vimos que el dolor de espalda al manejar es algo común, es importante que no simplifiques tus dolencias.

El dolor puede ser indicativo de algo mucho más serio, como una lumbalgia o una lesión en las cervicales. La lumbalgia es proceso derivado de las lesiones en la columna lumbar y las raíces nerviosas de la espina vertebral.

Incluso, su diagnóstico podría impedir que sigas conduciendo, por ello es importante acudir con un especialista en caso de.

De igual manera, algunas recomendaciones para que la lumbalgia no aparezca o empeore al conducir mencionan:

  • El vehículo debe tener un asiento alto, cómodo, con el respaldo a 100 grados y un buen apoyo del salvacuellos.

  • Evitar sillas bajas, blandas o los cojines debajo de las rodillas.

Al final del día, el dolor de espalda al manejar es algo muy frecuente, pero no por ello debemos aguantarlo.

Siguiendo estas recomendaciones, y tomando en cuenta los causantes, podemos reducirlo y hacer de nuestros viajes en automóvil algo mucho más placentero.

5 Tips para cuidar tus pies

Tips para cuidar tus pies
  1. Usar un calzado adecuado - suficientemente amplio para que no apriete nuestros pies. Y para dama no utilizar tacones excesivos.
  2. Calcetines de calidad - evitar prendas muy ajustadas y de materiales sintéticos como poliéster.
  3. Usar plantillas personalizadas - además de que balancean nuestras cargas corrigiendo nuestra postura, las plantillas de calidad ayudan a evitar lesiones o molestias futuras.
  4. Higiene - es importante lavar los pies diariamente, frotandolos con agua y jabón y dejar que se sequen antes de ponernos los calcetines o zapatos.
  5. Masajes - si nuestros pies se sienten inflamados o cansados sumergir en agua tibia o caliente y masajear suavemente para fomentar la circulación

 

En Piédica contamos con el mejor equipo de especialistas y más avanzada tecnología con la cual es posible elaborar plantillas ortopédicas personalizadas de la más alta calidad.

¿Qué hace una buena plantilla?

Las plantillas ortopédicas son de gran ayuda para corregir o aliviar determinadas condiciones podológicas, con el fin de mejorar nuestra calidad de vida y permitirnos andar sin sentir molestias. Y es que los problemas podológicos no solo afectan nuestros pies, sino que también pueden tener su impacto en articulaciones como los tobillos, rodillas, cadera o espalda. Pero, ¿Cuales son las principales características que debe tener una plantilla para que su efecto sea positivo en nuestro cuerpo?

1- Fabricadas con base a un estudio de marcha de alta tecnología, que permita detectar con exactitud si existe un mal funcionamiento del pie con respecto a los valores de normalidad. 

plantillasparapies

2- Personalizadas.  Al elaborarse de forma individualizada permite adaptarse a las necesidades específicas de cada paciente, como son actividad que realiza, edad, peso, patología, entre otros factores, incluso se fabrican con los materiales más apropiados para cada persona.

3- Materiales de alta calidad. A fin de de  garantizar larga durabilidad, brindar confort y estabilidad a la estructura además deben de tener propiedades hipoalergénicas para no guardar olor ni bacterias.

4- Recomendadas y diseñadas por especialistas calificados. Quienes cuentan con los estudios y conocimientos necesarios para la interpretación biomecánica y elaboración de plantillas.

En Piédica contamos con el mejor equipo de especialistas y más avanzada tecnología con la cual es posible elaborar plantillas ortopédicas personalizadas de la más alta calidad.

Beneficios de usar plantillas personalizadas

Las plantillas ortopédicas personalizadas han demostrado ser muy efectivas en la prevención de las lesiones musculo-esqueléticas y en la curación de determinadas patologías. Muchos dolores del cuerpo, como el de los talones hasta un dolor de espalda baja, pueden deberse a un apoyo inadecuado al caminar. El diseño de plantillas ortopédicas se basa en la biomecánica (la ciencia que estudia cómo se mueve el cuerpo humano), y está destinado a compensar las insuficiencias del calzado y el desarrollo o uso indebido del mismo pie.

plantillas piédica

¿Cuándo son necesarias las plantillas?

Al caminar incorrectamente o por pasar demasiado tiempo en superficies duras, los arcos de los pies a menudo comienzan a derrumbarse, y es más, aunque se caminará perfectamente, la edad puede conducir eventualmente a terminar con los pies planos, entre otras alteraciones. Esto podría causar problemas serios en el futuro, incluyendo el dolor de talón como los espolones, fascitis plantar y dolor o molestia en la parte inferior del cuerpo, incluyendo la espalda y las rodillas. Las plantillas ortopédicas trabajan para mantener la calidad de los pies lo mejor posible, obligando al portador a caminar de manera uniforme y correcta, y proporcionando a sus pies el apoyo adecuado, protegiéndolos de las superficies duras, que son dónde se pasa la mayor parte de nuestra vida. Además de aportar comodidad inmediata, también estarían preservando para el futuro la integridad de la parte inferior del cuerpo, hecho que eliminará muchas molestias ante el envejecimiento.

Para las personas deportistas, el uso de plantillas ortopédicas es muy recomendable. Muchas veces, aunque se compren las zapatillas deportivas más caras, las plantillas que traen son planas, y no suelen ser la mejor opción ante una actividad física pesada. Las plantillas ortopédicas sin embargo, pueden ayudar a prevenir en muchos casos, lesiones y mejorar el rendimiento.

En resumen, la compra de plantillas ortopédicas es una de las mejores inversiones que pueden hacerse por la salud y la protección de las extremidades, articulaciones y la espalda baja.

¿Cómo funcionan y cuáles son los beneficios de las plantillas ortopédicas?

El objetivo del tratamiento con ortesis plantares es reducir las fuerzas patológicas en las estructuras del miembro inferior para curar, prevenir y mejorar el rendimiento.

Las plantillas ortopédicas proporcionan un apoyo óptimo para el arco del pie, entre otros muchos beneficios que generan. Además están diseñados específicamente para realinear los miembros inferiores, asegurándose de que el peso del cuerpo sea totalmente compatible.  Las plantillas ortopédicas son en esencia, una herramienta de la que todos pueden beneficiarse por una ayuda sencilla para corregir o prevenir las deformidades y lesiones en las estructuras del pie y asociados. Todo nuestro sistema, desde los huesos, a nuestros ligamentos, desde nuestro sistema respiratorio a nuestro sistema nervioso tienen como base nuestros propios pies. Si surge algún problema en ellos, directamente todos los otros sistemas se verán afectados y desequilibrados. Por lo tanto, las plantillas ortopédicas además de ser beneficiosas para mantener el orden en nuestros pies, y huesos del pie, sirven también para ayudar a mantener el orden de nuestro cuerpo funcionando de correcta forma.

La mayoría de los zapatos corrientes generalmente no están diseñados según las bases de la ortopedia. Mientras que las empresas de calzado pueden hacer todo lo posible para proporcionar la mejor base para nuestros pies, la cuestión es que la geometría del pie de cada persona es diferente. Al igual que nuestras huellas digitales, los ojos, las sonrisas y personalidades que reflejan diferentes elementos de nuestra persona, también lo hacen nuestros pies. Los fabricantes de calzado, simplemente no pueden diseñar un zapato pensando en cada una de las personas ya que todas ellas tienen necesidades diferentes. Como no pueden adaptarse a cada persona, deciden poner una plantilla plana que no tiene rasgos distintivos. Las plantillas ortopédicas sin embargo sirven para convertir ese calzado, en un ajuste personalizado.

Cuando se sustituye la superficie plana en el interior de un zapato por una plantilla ortopédica que se adapta a la curva de los contornos del pie de cada uno, el cuerpo reparte instintivamente el peso del cuerpo de forma equilibrada. De este modo se consiguen algunos beneficios importantes. En primer lugar, el alivio de la tensión en puntos de contacto, que harán que sea más placentera la descarga de peso. En segundo lugar, las articulaciones y los músculos estarán contenidos de manera más eficiente por lo que también trabajaran de forma más eficiente y con menos tensión, aliviando así el dolor. Por último, todas las plantillas ortopédicas siempre están diseñadas con un objetivo común que es la de equilibrar la descarga de peso favoreciendo la mejora y prevención de muchas patologías.

En Piédica contamos con el mejor equipo de especialistas y más avanzada tecnología con la cual es posible elaborar plantillas ortopédicas personalizadas de la más alta calidad.

.

¿Por qué es importante cuidar tus pies?

De todas las partes de nuestro cuerpo los pies reciben el peor trato. Nos acordamos de ellos cuando nos duele o molestan, pero el resto del tiempo les prestamos muy poca atención, a pesar de que los médicos y especialistas recomiendan lo contrario.

Cuidado de pies

No sólo porque son las extremidades sobre la que nos apoyamos durante todo el día y sin las cuales perderíamos el equilibrio, sino porque absorben y amortiguan el impacto que el cuerpo recibe del suelo al andar, a la vez que facilitan la adaptación al terreno.

Con cada paso, los pies soportan una presión superior al peso del propio cuerpo, que se multiplica cuando se realizan otro tipo de actividades, como correr o saltar. Además, se encargan de mantener erguidas las cargas estáticas, distribuyen las presiones y actúan de palanca en la propulsión una vez que el talón se despega del suelo para ponerse en marcha. Por esta razón debemos prestarles mayor atención.

Por ejemplo, una persona que toma una postura incorrecta (hombros caídos, la espalda inclinada hacia delante, la cabeza casi hundida en el pecho, etc.) no sólo causa una mala impresión sino hasta puede afectar su salud, ya que produce fatiga, dolores de cabeza crónicos y hasta desfigura el cuerpo. Esto, que en muchas ocasiones provocaría dolores de rodilla e incluso de espalda, puede estar provocado por una mala alineación de los pies.

Los pies son como los cimientos de un edificio, a simple vista pueden parecer correctos, alineados y funcionalmente perfectos, lleven el calzado que sea, con tacón y con punta, como sea, esto ocurre en la gente joven, pero con el paso del tiempo comienzan a resentirse la rodilla e incluso las lumbares pues el organismo intenta corregir o alinear esas imperceptibles desórdenes del pie con pequeñas modificaciones estructurales con la rodilla o la espalda.

Exactamente igual ocurre con los edificios, se producen grietas en los muros de carga, los arquitectos las llaman grietas de asentamiento y aunque hasta cierto punto puede ser normal debido al desgaste natural de cualquier tipo de material, en el ser humano debemos intentar corregir esas pequeñas modificaciones, esas pequeñas grietas justo antes de que sucedan.

Algunas recomendaciones para el cuidado de tus pies son:

• Utilizar un calzado adecuado. Muchas personas no suelen preocuparse por ello, por lo que generalmente escogen zapatos que no deberían usar. Lo mejor es optar por un calzado cómodo, amplio y que por lo tanto no apriete nuestros pies. Igualmente es importante no abusar de las zapatillas o calzado deportivo, ya que los materiales con los que suelen estar hechos fomentan en algunos casos la sudoración y el mal olor. Es así que se recomienda alternar su uso con zapatos casuales. Por último, tampoco se debe abusar de los tacones o calzado alto. Este puede causar serios daños a nuestros talones y a nuestra postura en general.

Realizarse un análisis baropodométrico, que permita identificar la funcionalidad del pie cuando esta en reposo y en movimiento.

Usar plantillas ortopédicas personalizadas. Además de que corrigen nuestra postura, evitan lesiones y brindan confort y estabilidad al caminar.

Cuidar tu peso. Mientras más peso deposites en la estructura de tus pies, mayor será la presión que tengan que resistir los huesos, los ligamentos y los tendones de tus pies. 

Realiza ejercicios con regularidad. Es importante mantener los músculos, articulaciones y tendones de los pies activos. Para trabajarlos, estira y recoge a menudo los pies, mueve los dedos y gira los tobillos

En Piédica contamos con especialistas calificados y la más avanzada tecnología con la cual es posible detectar y corregir un mal funcionamiento del pie que pueda afectar las articulaciones superiores como las rodillas y la espalda.