pies

Pie plano en niños

El pie plano en niños se le denomina pie plano pediátrico y es muy importante detectarlo de manera preventiva. Los síntomas más comunes son dolor en pies, tobillos, rodillas y limitación durante la actividad cotidianas o deportivas, sin embargo es es común que el pie plano pediátrico también sea asintomático.

En diversas investigaciones se ha observado que el pie plano pediátrico es un precursor de un problema doloroso con el pie plano adulto y los autores aprueba el concepto de que uno debe tratar enérgicamente la condición en la infancia, "el objetivo del tratamiento es la prevención de la discapacidad latente."1

Problemas en pies de niños

Presentación clínica

La mayoría de los niños con pie plano no presentan síntomas, sin embargo pueden percibir alguno de los siguientes:

  • Dolor, sensibilidad o calambres en el pie, la pierna o la rodilla.

  • Incomodidad al caminar o cambios en la marcha.

  • Dificultad con los zapatos.

  • Poca energía al participar en actividades físicas.

  • Retirada voluntaria de la actividad física.

Los pacientes con pie plano pediátrico también pueden presentar; inestabilidad mecánica durante la marcha; marcha en abducción (los dedos del pie apuntando hacia afuera) y valgo de retropié (tobillos vencidos hacia la parte interna).

Cuando se trata de pie plano pediátrico, el ciclo de marcha se puede presentar con sobrepronación en retropié (tendencia del pie hacia la parte interna), incluyendo un ángulo de abducción  y una sobrepronación en la fase media y de propulsión de las articulaciones subastragalina y mediotarsiana.

¿CUÁNDO DEBO DE TRATAR EL PIE PLANO PEDIÁTRICO?

  • Si se presenta algún dolor, o impedimento que limite al niño a realizar sus actividades cotidianas.

  • Cuando existen cambios frecuentes en el nivel de actividad y dolor de cualquier tipo que sean atribuidos a la posición anormal del pie.

  • La presencia de alguna otra patología vinculada a las compensaciones de la marcha.

  • Los cambios en la función dinámica de la marcha asociados con el pie plano.

Tratamientos

Tratamiento no quirúrgico

  • Plantillas ortopedicas personalizadas para niño

  • Terapia física - estiramientos supervisados por el médico y un terapeuta físico.

  • Modificación del calzado.

  • Modificación de la actividades físicas.

  • Aparatos ortopédicos.

En los niños más pequeños, la ausencia de sintomatología es un indicador fiable de la función óptima del pie. El uso de dispositivos prefabricados puede ser apropiado en los casos leves y sin complicaciones. Sin embargo, en caso de presentarse una alteraciones biomecánica es necesario realizar un estudio de la marcha.

Tratamiento quirúrgico
En algunos casos, la cirugía es necesaria para aliviar los síntomas y mejorar la funcionalidad del pie. El procedimiento quirúrgico o combinación de procedimientos seleccionados para su hijo dependerá de su tipo de pie plano y el grado de deformidad.


EXISTEN ALTAS PROBABILIDADES DE ÉXITO EN EL TRATAMIENTO NO QUIRÚRGICO. 


Nota: en en la mayoría de los casos en Piédica no recomendamos el uso de zapato ortopédico ya que inhibe la funcionalidad del pie y del tobillo limitando al niño a realizar sus actividades cotidianas, como jugar con sus amigos.

Lo que nosotros recomendamos es fomentar la propiocepción de la marcha y a correcta formación del arco por medio de plantillas ortopédicas personalizadas, que sean mínimo invasivas, que brinden confort y estabilidad al caminar, de esta forma educamos el ciclo de marcha y no limitamos su movimiento.


En Piedica nos especializamos en el diagnóstico de las patologías del pie, la marcha y la biomecánica por medio de alta tecnología. En muchos casos, nuestro tratamiento por medio de plantillas ortopédicas prevé la cirugía, brindando confort y estabilidad a nuestros pacientes.

Si tienes alguna duda no dudes en contactarnos. 

Contamos con sucursales en toda la república. 

 

*1. Rose GK, Welton EA, Marshall T. The diagnosis of flat foot in the child. J Bone Joint Surg. 1985; (67-B):71-78. - See more at: http://www.podiatrytoday.com/pediatric-flatfoot-when-do-you-treat-it#sthash.NRwNwZBK.dpuf)

8 Consejos para empezar a ejercitarte

¿Estas listo para incorporarte a la vida saludable?

Antes de comenzar, te sugerimos respetar los siguientes 8 consejos básicos para  evitar lesiones que pueden entorpecer el cumplimiento de tus metas.

iniciar a hacer ejercicio.jpg

 

1- Calentamiento

El calentamiento antes de comenzar a hacer ejercicio prepara al cuerpo, no sólo físicamente sino también mentalmente. Los beneficios de realizarlo son: mayor flujo de sangre y oxígeno a los músculos, mayor flexibilidad (si hace estiramiento) y mayor relajación y concentración. El calentamiento debe incluir distintos tipos de ejercicio, como trotar, estiramiento suave y un poco de ejercicios de resistencia. Es muy importante estirar los músculos que va a usar durante su ejercicio. La duración del calentamiento y su intensidad dependerán del nivel de ejercicio vas a realizar. En general, debe durar al menos 15 minutos, tiempo suficiente para comenzar a sudar pero sin sentirse cansado.

 

2- Asegurate que el ejercicio que vas a realizar concuerda con tu físico

Es muy importante estar al corriente de nuestra salud y de nuestros límites antes de realizar cualquier actividad física. Hay que escuchar a nuestro cuerpo y saber cuando detenerse. Comienza lentamente y aumenta en forma gradual, esto ayudará a evitar alguna lesión.

 

3- Calzado Adecuado

Existe una gran variedad de modelos de tenis en el mercado y saber cuáles comprar puede resultar difícil. Te recomendamos  que el calzado cumpla con estas características:

Transpiración para que el pie esté siempre “fresco”.

Amortiguación de acuerdo al peso y talla del usuario para minimizar el riesgo de lesiones articulares por los impactos sobre las superficies donde se practica el deporte.

Durabilidad del producto que está relacionada directamente con la superficie o terreno sobre el cual se practica el deporte.

Asegurate que tu calzado sea neutro ya que existen variaciones en los tipos de calzado; sin embargo cada pie es diferente y utilizar un calzado con cuña pronadora o supinadora puede causar lesiones irreversibles. En caso de que desgaste el zapato de manera irregular o tengas dolores intensos en los pies, tobillos, rodillas, cadera o espalda; te recomendamos asistir con un especialista de la pisada para que te evalúe. Hoy en día existen tecnologías muy avanzadas que te permiten determinar si tu patrón de marcha es correcto o existe alguna alteración que puede estar ocasionando dolor.

Cada deporte tiene características básicas y por eso cada día el desarrollo de calzado deportivo se especializa más para poder brindar a los deportistas mejores condiciones de desempeño.

 

4- Alimentación Saludable

Comer los alimentos adecuados después de una sesión de ejercicios ayuda a recuperar la energía y proporcionar proteínas para ayudar a reconstruir y reparar cualquier tejido muscular dañado. Si no comes suficientes carbohidratos, tu cuerpo obtendrá la energía de grasas y proteínas cuando haces ejercicio y te sentirás  fatigado lo que puede llevar una lesión.

 

5- Hidratación Abundante

Es muy importante mantenerse hidratado antes, durante y después de realizar cualquier actividad física.Cuando se hace ejercicio generalmente se pierde mucho líquido, especialmente si estas haciendo ejercicio  en un ambiente caluroso. Asegurate de reponer los líquidos que has perdido durante el ejercicio.

 

6- Descansar Correctamente

Es importante tomarse días de descanso en el programa de entrenamiento semanal para ayudar al cuerpo a recuperarse. Intenta ejercitar distintas partes del cuerpo en días consecutivos.

 

7- Utilizar Protecciones

Si la actividad física que vas a realizar implica algún riesgo adicional, ya sea caerse de la bicicleta o golpearse la cabeza con una pelota, deberás usar equipo de protección. Existe una enorme variedad de productos en el mercado para proteger casi cualquier parte de tu cuerpo, pero no basta con usar la protección: debes asegurarte de que te quede correctamente y procurar no correr riesgos adicionales.

 

8- Ejercicios de Recuperación

La recuperación es una parte esencial de todo programa de entrenamiento y es importante para ayudar a maximizar el rendimiento y a reducir el riesgo de lesiones.

Después de hacer ejercicio se debe realizar entre 5 a 15 minutos de enfriamiento. Esto implica una actividad suave, como caminar y estirar los músculos que ha usado mientras hacía ejercicio. El estiramiento mejora y mantiene la flexibilidad, lo cual puede ayudar a evitar las lesiones