plantillas ortopédicas

¿Por qué nos dan calambres y cómo podemos prevenirlos?

¿QUÉ SON Y QUÉ PROVOCAN LOS CALAMBRES?

calambres en los pies

Los calambres son contracciones musculares involuntarias dolorosas y de poca duración que se producen de forma brusca e inesperada, por alteraciones metabólicas o neurológicas, habitualmente aparecen tras ejercicios intensos y agotadores pero pueden aparecer incluso en reposo.  

Las piernas, los brazos, las manos y los pies son las zonas donde más se producen. Las causas más comunes por las cuales se producen calambres son:

Deshidratación con pérdida de agua y sales minerales.

Debemos hidratarnos a pequeños sorbos antes, durante y después de hacer ejercicio.

Déficit de potasio, sodio u otros minerales como magnesio o calcio.

Para prevenirlos, es importante llevar una alimentación equilibrada. Puede ayudarnos una buena bebida deportiva.

Situaciones de estrés o ansiedad.

Sabemos que son difíciles de evitar pero trata al menos de que el deporte no se convierta en una nueva fuente de presiones y preocupaciones. No te exijas unos objetivos demasiado ambiciosos, adapta tu entrenamiento a las sensaciones que tienes cada día e introduce actividades relajantes como yoga o pilates que además pueden ayudarte con tu flexibilidad.

Alteraciones circulatorias, tipo varices, sobre todo en los miembros inferiores.

Aunque no padezcas estos problemas, es conveniente evitar las prendas muy apretadas, que dificultan el retorno venoso. Controla tu peso y sigue haciendo deporte, son las mejores maneras de prevenir estos problemas.

Cambios bruscos de temperatura .

Exponer los músculos a cambios rápidos de temperatura pueden provocar calambres. En invierno es muy importante realizar un calentamiento adecuado y progresivo cuando salimos a entrenar al aire libre.

Hábitos de postura incorrectos para dormir o trabajar.

Una mala postura por largo tiempo puede ocasionar calambres en el momento de estirar los músculos.

Otras situaciones como embarazo, sobrepeso o alcoholismo. 

Si te encuentras en una de estas situaciones, debes ser especialmente cuidadoso a la hora de planificar tu nutrición, hidratación y sesiones de entrenamiento.

Calzado estrecho.

En el caso de los pies, pueden aparecer calambres por el uso de un calzado muy ajustado debido a la gran presión en el interior del mismo.

¿QUIÉNES PADECEN MÁS CALAMBRES?

Las mujeres embarazadas y las personas mayores o que padecen sobrepeso u obesidad están más expuestas a padecer calambres. También los que toman diuréticos (que pueden provocar una pérdida de minerales) y los que tienen antecedentes familiares. En los deportistas las causas más frecuentes son la deshidratación, especialmente en entrenamientos o competiciones prolongadas, más todavía con altas temperaturas; y los protocolos de entrenamiento incorrectos, en los que se abordan sesiones demasiado intensas para el nivel o el estado en que se encuentra el atleta o existe un déficit en los entrenamientos. Todo esto conduce a una fatiga muscular y aparición de calambres.

¿QUÉ HACER SI TIENES UN CALAMBRE?

Si se produce un calambre, debes detener la práctica deportiva, si sigues no vas a mejorar y el dolor llegará a hacerse insoportable. Normalmente remiten enseguida con estiramientos, calor y masaje local. Si el calambre es muy intenso o no remite pasados unos minutos puedes acudir a recibir atención médica.

Si realizas deporte de forma moderada, te hidratas bien y te alimentas correctamente, pero aun así continúas presentando repetidamente calambres sin que se aprecie otra causa o enfermedad que los justifique, debes acudir al médico para que realice un estudio exhaustivo que determine su causa.

Cuando los calambres se producen en la cama, es aconsejable dormir con las piernas en alto para facilitar el retorno venoso.

Mitos y realidades sobre el pie plano

¿Sabías que en México, entre 15 y 20 por ciento de la población padece pie plano?

¿Sabías que en México, entre 15 y 20 por ciento de la población padece pie plano?

El pie plano es una afección en la que toda la planta del pie toca el piso cuando la persona está parada. Es bastante común y puede ocurrir durante la niñez si los arcos de los pies no se desarrollan, aparecer después de una lesión o por el desgaste de los años.

La mayoría de las personas no presentan síntomas, no obstante, otras pueden sufrir dolor en los pies, especialmente en el talón o el arco.

Te invitamos a conocer algunos mitos y realidades sobre esta afección.

Mitos sobre pie plano

• El pie plano surge únicamente durante la niñez.                                                                              

Falso. Ciertos factores, como el envejecimiento, sobrepeso y lesiones, pueden provocar daño en los tendones, lo que desemboca en pie plano, incluso en personas a quienes ya se les han formado los arcos.

Caminar descalzo lo ocasiona.                                                                

Falso. El caminar descalzo estimula y fortalece la función de los músculos del pie.

• Son “malos” los zapatos tipo flats, balerinas.                                                                                 

Cierto. Investigadores de la Universidad de Auburn, en Estados Unidos, descubrieron que el uso permanente de las balerinas no solo provoca dolor de pies, tobillos y piernas, también puede alterar la forma en que una persona camina debido a que no ofrecen el soporte adecuado al arco del pie.

No hay cura para el pie plano.                                                                                                              

Falso. Los pies de los pequeños pueden crecer y desarrollarse normalmente si se usan zapatos especiales, plantillas o aparatos ortopédicos.

• Hay varios tipos de pie plano.

Cierto. Existe el pie plano rígido y el flexible. El primero es el más doloroso, se presentan alteraciones grandes en la forma del pie y por lo general requiere uso de plantillas. Un niño con pie rígido se cansa mucho y no puede caminar bien. El pie plano flexible puede corregirse con ejercicios (caminar de puntitas y de talones o agarrar objetos con los dedos de los pies), casi nunca causa cansancio o molestias importantes.

• Si en mi familia hay antecedentes de pie plano, mi hijo va a tenerlo.

Falso. Aunque sí se ha observado cierta tendencia familiar, no se ha identificado ningún gen ni factor asociado que esté implicado en el pie plano.

• Se debe diagnosticar desde bebé.

Falso. Un buen diagnóstico debe realizarse a partir de los tres años de edad. Los pies de los bebés tienen una especie de almohadilla de grasa que se va deshaciendo conforme crecen, por lo que no es posible detectarlo antes de esa edad.

• Es una discapacidad.                                                                                                                               

Falso. No se clasifica como tal ya que la mayoría de los pacientes con pie plano pueden correr, saltar o realizar cualquier otra acción sin complicaciones.

• Si tengo pie plano no puedo hacer ejercicio.

Falso. Es posible caminar descalzo, correr, saltar o hacer alguna otra actividad sin empeorar la afección. Dependiendo del tipo de pie plano, un especialista determinará el mejor tratamiento para que puedas realizar tus entrenamientos de manera segura para tus pies.

El cuidado de los pies además de estético, también debería ser médico

• El 50% de los mexicanos tienen pie plano

Los pies son los que soportan nuestro peso todo el día, nos llevan a todos lados y pese a todo, los pies son la parte del cuerpo más olvidada. Su cuidado no debería ser únicamente estético, también médico, para caminar correctamente y así estar con los pies, bien puestos en la tierra.

La valoración de la biomecánica del pie, permite estudiar la pisada.

La valoración de la biomecánica del pie, permite estudiar la pisada.

En Europa el cuidado de los pies es toda una cultura. Y en México existe Piédica, institución orgullosamente mexicana, dedicada al estudio de la pisada y la postura, desde hace ya más de dos décadas, por lo que ahora estamos claros de que el cuidado de los pies, es vital a cualquier edad, porque nos permite gozar de una óptima salud estructural o bien nos permite tener una mejor calidad de vida. Piédica nació como una respuesta a los problemas de salud de los pies. Su sistema de diagnóstico es por medio de la tecnología más avanzada. La valoración de la biomecánica del pie, se realiza a través de una plataforma con sensores, es decir un baropodómetro, que permite estudiar la pisada, desde todos los ángulos; en movimiento y sin margen de error. De esta manera se pueden tratar afecciones como: Pie Valgo (es el que orienta la cara plantar hacia el borde externo de los pies); Pie Cavo (arco exagerado del pie) y el opuesto, Pie Plano.

Al respecto la licenciada Gloria Newell Orozco, Fundadora y Presidenta de Piédica, señaló que en nuestro país, de acuerdo a investigaciones realizadas por expertos médicos ortopedistas del IMSS, de 2015 a la fecha, en estados como Jalisco y Yucatán, se estima que el 50% de los mexicanos tiene pie plano y no lo sabe, pero sí lo sufre. Dijo que Piédica tiene como meta principal, que los mexicanos caminen de manera correcta; que eviten el dolor; que no presenten callosidades, dedos en garra o padezcan espolón calcáneo. Así como problemas de espalda baja, posturales y problemas en articulaciones, los que tanto afectan a los deportistas. Ya que de acuerdo a su experiencia, ha tenido pacientes que tuvieron que pasar por el quirófano, para una operación de rodillas, cuando el problema estaba ¡en los pies! Precisó que otro de sus objetivos, es la prevención y que en los niños es básico hacer una valoración de la forma en la que están pisando, para evitarles problemas futuros. Hay pequeños que se caen constantemente. Eso a veces no es perceptible para las mamás, que lo atribuyen al equilibrio. Y si bien todo va ligado, hay que observarlos.

Gloria Newell Orozco ha comentado en segmentos televisivos y conferencias, que una forma de darse cuenta si el pequeño tiene problemas al caminar, es revisando el desgaste de la suela de los zapatos. Eso responderá a interrogantes como: ¿Por qué no le gusta caminar? ¿Será flojera? ¿Tendrá alguna molestia o dolor? El diagnóstico puede realizarse desde los 4 años de edad. Y como el sistema de prevención y corrección, es a base de plantillas personalizadas de un material inteligente, las que van dentro del calzado; éstas además de ayudar a prevenir o paliar la molestia, evitarán que el niño se sienta incómodo y su autoestima se vea afectada, al usar calzado ortopédico.

Comentó que México tristemente tiene el primer lugar en Obesidad Infantil y el segundo lugar en Obesidad en adultos, problemas que se reflejan directamente en los pies, pues hay una evidente sobrecarga plantar, la que evita el correcto desplazamiento de los pies. El pie diabético, también requiere de cuidados específicos, sobre todo cuando hay una neuropatía y puede darse el caso de una lesión. El estudio y diagnóstico, serán capaces de liberar de presión esa zona vulnerable, para evitar un daño mayor.

Finalmente advirtió que la moda suele ser caprichosa y exigir tacones elevadísimos, los que pueden ocasionar dolores de espalda baja, en pantorrillas, tobillos y desde luego en pies, además de hacer de la caminata, una actividad de alto riesgo, debido a esguinces y torceduras. “Pero no se trata de que dejen de usarlos, ya que ciertamente los tacones sí hacen más estética y seductora la silueta femenina, de lo que se trata es de proteger la pisada y el impacto, con plantillas, que al ser personalizadas, darán confort y seguridad al caminar”.

Juanetes (Hallux Valgus)

Un juanete Hallux Valgus es una condición común del pie asociada con una protuberancia prominente en la parte interna del antepié. Los juanetes pueden causar molestias sobre la prominencia, especialmente con zapatos estrechos o apretados. Es común que los juanetes sean hereditarios y que empeoren con el tiempo. La gran mayoría de los juanetes puede controlarse exitosamente con un tratamiento básico no quirúrgico. La cirugía se reserva para los pacientes que tienen síntomas persistentes a pesar del tratamiento no quirúrgico apropiado.

Juanetes

Presentación clínica

Los pacientes con juanetes muestran dolor en la protuberancia que se encuentra en la parte interna del antepié. Sin embargo, también pueden tener dolor debajo de la bola del pie (cerca de la base del segundo dedo del pie). Los síntomas pueden variar desde no tener ninguna molestia hasta dolor intenso al estar de pie o caminar. No existe una correlación directa entre el tamaño del juanete y los síntomas del paciente. Algunos pacientes con grandes deformidades de juanetes pueden tener síntomas mínimos, mientras que los pacientes con deformidades mínimas de juanetes tienen síntomas significativos.

Es muy común que los pacientes con juanetes a menudo tengan un familiar de primer grado que ha tenido un juanete o pie plano. Este puede ser el mayor factor de riesgo para el desarrollo de una deformidad del juanete importante.

El principal problema con un juanete es el hueso en el interno del pie, en la base del dedo gordo, primer metatarsiano; cuando este hueso empieza a desplazarse aún más hacia la parte medial del pie, lejos de los otros metatarsianos y el dedo gordo termina en un ángulo hacia la parte externa. La protuberancia del juanete está formada en su mayoría del mismo hueso que sobresale de la parte interna del pie, y no del crecimiento de nuevo hueso. En casos graves, también puede haber una acumulación de hueso adicional en el sitio del juanete, así como engrosamiento de los tejidos que recubren la prominencia ósea.

¿Cómo identificar el juanete?

El examen físico por lo general revela una prominencia en la cara interior (medial) de la parte delantera del pie. Esto representa la prominencia ósea asociada con la articulación del dedo gordo (la cara medial de la cabeza del primer metatarsiano). El dedo gordo del pie se desvía hacia el exterior (lateralmente) y, a menudo girado ligeramente. Esto produce el descubrimiento de la articulación en la base del dedo gordo del pie (primera subluxación de la articulación metatarsofalángica). En juanetes leves y moderados, esta articulación se puede volver a colocar en una posición neutra. Con el aumento de la deformidad o cambios en la primera articulación metatarsofalángica, esta articulación no puede ser totalmente reducida. Los pacientes también pueden tener un callo en la base de su segundo dedo del pie, bajo su segunda cabeza metatarsal.

Juanetes

Valoración

Si se está contemplando una operación se debe de hacer una radiografía del pie, estos rayos X son típicamente tomadas desde la parte superior  y desde los lados para observar el estado de la articulación del dedo gordo.

Es importante revisar los ángulos, estos incluyen el ángulo de Hallux Valgus que debe de ser máximo de 15 grados, el ángulo intermetatarsiano de hasta 9 grados. A menudo, la medida de la deformidad se correlaciona con el ángulo intermetatarsal, es decir, deformidades leves se consideran de 10 a 15 grados, deformidades moderadas de 15 a 20 grados y deformidades severas son mayores de 20 grados. Es de suma importancia que la medición se haga en una posición erguida bipodal “natural” soportando todo el peso del paciente para evaluar adecuadamente los problemas de alineación asociados con la deformidad del juanete.

Tratamientos para Juanetes

TRATAMIENTO NO QUIRÚRGICO

  • El tratamiento inicial de un juanete debe ser no operativo. Los síntomas a menudo se pueden mejorar en gran medida sin necesidad de una intervención quirúrgica. Dicho tratamiento puede ser:

    • Utilizar un calzado apropiado: zapatos cómodos con suficiente espacio en el antepié, especialmente uno que está hecho de un material blando, tal como el cuero.

    • Espaciador para el dedo del pie: colocado entre el dedo gordo del pie y el segundo dedo del pie puede ayudar a reducir la deformidad del juanete y, de ese modo, disminuir el estiramiento en el tejido medial y la irritación asociada con el juanete.

    • Plantillas ortopédicas personalizadas: Este producto es especialmente útil si los síntomas incluyen dolor de los juanetes ubicado justo debajo de la bola del pie ya que ayudan a el confort y parar que el pie no se siga deformando.

    • Ferulas para juanetes: a menudo se han utilizado para tratar los síntomas asociados con el Hallux Valgus. Estas férulas se usan típicamente en la noche en un esfuerzo para reducir la deformidad del juanete. No hay evidencia que sugiera que estas férulas disminuyen la velocidad a la que se producen deformidades del juanete. Tampoco hay evidencia que apoya claramente su eficacia. Sin embargo, algunos pacientes informan de un buen alivio con el uso de estas férulas.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO

La cirugía sólo debe considerarse para juanetes que son dolorosos, ¡NO para la corrección de la apariencia estética! La principal indicación de la intervención quirúrgica debe ser un dolor que no se alivia con el tratamiento no quirúrgico apropiado. Aunque juanetes sin síntomas pueden aumentar de tamaño lentamente con el tiempo, el tratamiento quirúrgico no es recomendable a menos de que los síntomas de dolor se presenten y sean significativos. El tiempo de recuperación prolongado asociado con la mayoría de las operaciones de juanetes, combinado con la posibilidad de complicaciones significa que los pacientes deben ser extremadamente prudentes antes de someterse a la cirugía de juanete por razones puramente estéticas.

Hay muchos procedimientos diferentes que se han descrito para corregir los juanetes. El tipo de operación que el cirujano recomiende para corregir el juanete debe ser dependiendo de la gravedad de su deformidad y la preferencia del cirujano. Hay más de 100 diferentes procedimientos de corrección de juanetes descritos en la literatura ortopédica, para mayor información consulte a su médico.

¿CUÁNDO CONSULTAR A UN ESPECIALISTA DE LOS PIES?

  • Si el dolor en los juanetes persistente después de utilizar plantillas personalizadas, zapatos cómodos y otras medidas no operativas.

  • Si empeora la deformidad del juanete y comienzan a tener repercusiones el segundo dedo del pie alterando su alineación o causa dolor adicional.

El diagnóstico y tratamiento de Piédica puede ayudar a frenar la deformación y el deterioro de los juanetes al igual que aliviar el dolor al caminar.

En Piedica nos especializamos en el diagnóstico de las patologías del pie, la marcha y la biomecánica por medio de alta tecnología. En la mayoría de los casos, nuestro tratamiento por medio de plantillas ortopédicas personalizadas prevé la cirugía, brindando confort y estabilidad a nuestros pacientes.