Pie plano adultos

Pie plano en adulto

La insuficiencia del tendón tibial posterior puede resultar en un deformidad adquirida del pie plano adulto o arco caído. Esta es una condición crónica del pie, donde los tejidos blandos incluyendo los ligamentos del tendón tibial posterior y deltoides en la parte interna del pie y tobillo están expuestos a una sobrecarga repetitiva durante la marcha y al estar parado. Con el tiempo, estas estructuras pueden volverse dolorosas, tener hinchazón o dejar de funcionar correctamente; cuando estas estructuras de soporte fallan, el resultado es un cambio en la alineación del pie.

Esta condición se asocia normalmente con una deformidad progresiva de pie plano, lo que lleva a un aumento en la tensión de las estructuras que soportan la parte interna del tobillo, y una sobrecarga a través de la parte externa del pie y tobillo. El tobillo puede llegar a ser doloroso, lo que provoca una discapacidad significativa. El pie plano se puede tratar sin cirugía mediante el fortalecimiento de los músculos y tendones involucrados. Cuando fracasa el tratamiento no quirúrgico, la cirugía puede mejorar la alineación y el dolor a través de transferencias de tejidos blandos, y re-alineación de los huesos. La alineación y la funcionalidad del pie se pueden restaurar, sin embargo, el tiempo de mejora es normalmente de seis meses a un año.


Si el pie plano no presenta ningún síntoma de dolor o limita el movimiento no es necesario tratarlo

Presentación clínica

Los pacientes con pie plano adquirido suelen presentar un historial de dolor en la parte interna del pie y el tobillo, lo que resulta en pie plano progresivo y doloroso.

Los síntomas de dolor se pueden desarrollar gradualmente como resultado del uso excesivo, o se pueden remontar a una lesión. Normalmente el dolor se localiza en la parte interna medial del tobillo, bajo el maléolo medial , sin embargo, algunos pacientes también experimentan dolor en la parte externa o lateral del pie.. Los pacientes pueden presentar una leve cojera o en algunos casos muy avanzados el dolor no les permite caminar.


¿Cómo identificar el pie plano en adulto?

Comparativa pie plano.png

Normalmente por medio de la observación se puede detectar si un paciente parado en bipedestación muestra un pie plano. Es común que el antepié se extienda hacia afuera y si se observa el pie directamente por detrás se alcancen a ver los dedos. Para una mejor valoración se recomienda hacer un análisis baropodométrico que permita identificar la funcionalidad del pie en estático y dinámico.

Pie plano adulto.jpg

Es común que la marcha se vea afectada ya que el tendón del tibial posterior no puede estabilizar el arco del pie cuando se le aplica la carga, tambien se puede presentar sensibilidad al tacto e hinchazón sobre la parte interna del tobillo justo debajo de la prominencia ósea y dolor en la parte externa con la aplicación de presión. Este dolor se origina cuando el paciente está parado a partir del choque o compresión de los tendones entre el hueso externo del tobillo (peroné) y el hueso del talón.

Una prueba simple es pararse en un pie de “puntitas” para determinar si el tendón del tibial posterior es disfuncional; si el paciente puede pararse en un pie y levantar el talón del suelo 3-5 veces, entonces esto sugiere que el tendón tibial posterior está bien, de lo contrario el tendón tibial posterior es disfuncional.

Tipos de pie plano

Primera etapa - inflamación procedente de un tendón tibial posterior irritado, pero sigue siendo funcional.

Segunda etapa - se caracteriza por un cambio en la alineación del pie al estar parado. El pie se puede mover y regresar a una posición "normal" por el examinador. La segunda etapa también se asocia con la incapacidad para levantar el talón con una sola pierna.

Tercera Etapa - representa una deformidad de pie plano que se endurece debido a la presencia de artritis. Causa irritación en las articulaciones afectadas e incapacidad para llevar el pie a una posición neutra.

Cuarta Etapa - la rigidez y / o artritis se extiende hasta la articulación del tobillo. Esto ocurre cuando el ligamento deltoideo (la estructura principal que soporta el interior del tobillo) no proporciona apoyo generando inestabilidad.

Tratamientos

  • Tratamiento no quirúrgico

El tratamiento no quirúrgico de la etapa 1 y 2 del pie plano adquirido en adultos puede tener éxito.

  • Uso de zapatos cómodo.

  • Modificación de la actividad para evitar la sobrecarga y promover el fortalecimiento y alineación del soporte. Ejercicios para pie plano

  • Pérdida de peso.

  • Utilización de plantillas ortopédicas personalizadas para sostener el arco longitudinal medial que brinda confort y estabilidad al caminar.

Si el tendón tibial posterior se encuentra bien, una serie de ejercicios de fortalecimiento puede tener éxito. En las etapas 1 o 2 esto puede ser combinado con una tobillera y plantillas ortopédicas.

  • Tratamiento quirúrgico

El tratamiento quirúrgico se sugiere para aquellos pacientes en etapas 3 o 4, o que tienen una disfunción superior y han fracasado con el tratamiento conservador.

Los principios del tratamiento quirúrgico son:

  • Transplante de otro tendón para ayudar a la función del tendón tibial posterior (por lo general se trasplanta el flexor largo del dedo gordo)

  • La restauración de la forma y la alineación del pie. Esto realinea la carga al centro del tobillo.

Posibles complicaciones del tratamiento quirúrgico

  • Problemas en la cicatrización de la herida

  • Infección

  • El fracaso para curar el hueso (no unión) que se ha cortado o articulaciones que se han unido

  • Trombosis venosa profunda

  • Embolia pulmonar

  • Lesión neurológica

  • Lesión vascular

  • El dolor y la deformidad continúan

La recuperación de la cirugía depende de la combinación particular de los procedimientos que se realizan. Sin embargo, si el corte y el reposicionamiento de los huesos o la fusión de las articulaciones se requiere, (normalmente se requieren) una recuperación típica sería toma de 4-6 meses para lograr gran parte de la recuperación, y 12-18 meses antes de que alcancen su punto de mejora máxima.

Se recomienda que los tratamientos quirúrgicos sean la última opción.

En Piedica nos especializamos en el diagnóstico de las patologías del pie, la marcha y la biomecánica por medio de alta tecnología. En la mayoría de los casos, nuestro tratamiento por medio de plantillas ortopédicas personalizadas  prevé la cirugía, brindando confort y estabilidad a nuestros pacientes.

Si tienes alguna duda no dudes en contactarnos

Contamos con sucursales en toda la república.